Registro de Adopciones: sólo el 7 % acepta tres hermanos


Clarín, 5 de julio de 2017
La gente ve la foto de las trillizas, lee que su mamá las dejó en el hospital, se conmueve con la historia y de repente se arma una fila de personas dispuestas a adoptarlas hoy mismo. Pero no es lo que ocurre en los papeles. Según la base de datos que administra la Dirección Nacional del Registro Unico de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos, de los 5352 legajos vigentes abiertos por parejas, mujeres y hombres solos, 4.817 (el 90 por ciento) está dispuesto a adoptar bebés de hasta un año, y sólo el 7 por ciento aceptaría adoptar tres hermanitos.

El Registro es de todo el país. Y de allí saldrán los futuros padres, luego que un juez dictamine el estado de adoptabilidad de un bebé o un niño. Con la modificación del Código Civil, los tiempos se acortaron. Los organismos de protección de niñez tienen un máximo de 180 días para indagar en las historias familiares de los chicos, y luego el juez tiene 90 días para terminar de definir la situación. La Corte maneja los registros, de donde saldrán las familias.

Las parejas que ayer se ofrecían a adoptar a las trillizas no podrán hacerlo de ninguna manera, porque la única forma de adoptar a un niño es estar anotado en el registro y cumplir todos los requisitos. Además, las bebas no están en estado de adoptabilidad. Como no lo están la mayoría de los niños que viven en hogares e institutos. El último informe de la “Situación de Niñas, Niños y Adolescentes sin Cuidados Parentales” es de 2015, lo hizo la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) y UNICEF y dice que son 9.219 chicos, pero sólo 760 están en condiciones de ser adoptado.

Yael Bendel, asesora General Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires, lo explica: “En la ciudad hay 800 niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales, pero sólo el 20% está en estado de adoptabilidad, y de ellos, sólo entre el uno y el dos por ciento tiene menos de 4 años. De los 1.200 inscriptos para adoptar, el 98 por ciento quiere niños de menos de 4 años, el 30 por ciento acepta que sean dos hermanos, el 20 por ciento que sean tres, y sólo el 1 por ciento que el niño tenga algún problema de salud mental. Es decir, los bebés se adoptan enseguida, por eso la mayoría de los niños que están en institutos y hogares son más grandes, y no los adoptan”.

Bendel insiste con aquello de que es el niño quien tiene derecho a tener una familia, como dice la Constitución y la Convención de los Derechos del Niño: “No son los adultos los que tienen derecho a tener un niño sino los niños a tener una familia”.

Pilar Molina, de la Secretaría de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires y quien está llevando adelante este tema, dejó muy en claro que las trillizas no serán separadas. Y repite casi las mismas palabras que Bendel: “En las adopciones el foco no debe estar puesto en los adultos sino en el derecho de los niños a vivir con una familia”. Y lo mismo, de las 3.000 personas dispuestas a adoptar en la provincia, si cruzamos los datos con las pretensiones, no llegamos a las 130 familias”.

 

Se puede consultar la nota aquí.