El MPT en los medios

InicioJusticia: cambian la terminología de delitos cometidos contra niños, niñas y adolescentes
InicioJusticia: cambian la terminología de delitos cometidos contra niños, niñas y adolescentes

Justicia: cambian la terminología de delitos cometidos contra niños, niñas y adolescentes

Clarín, 17 de diciembre de 2019

El Ministerio Público Tutelar resolvió que deje de usarse el adjetivo “infantil” cuando se habla de abuso, trabajo, pornografía.

El Ministerio Público Tutelar (MPT) de la ciudad de Buenos Aires resolvió un cambio de terminología de delitos que son cometidos hacia niñas, niños y adolescentes. No se puede usar más “Pornografía infantil”, “Abuso sexual infantil”, “Prostitución infantil” y “Trabajo infantil".   

La resolución del Ministerio Público Tutelar busca incorporar al lenguaje judicial el uso de términos más adecuados a los cambios de paradigma vigentes. Yael Bendel , asesora General Tutelar de la ciudad de Buenos Aires, fue quien decidió este martes, mediante una resolución, un cambio de terminología de delitos que son cometidos hacia niñas, niños y adolescentes: "... el lenguaje que utilizamos no es neutral, sino que por el contrario produce y reproduce representaciones sobre la realidad asignando un valor simbólico y pedagógico", dice Bendel en su resolución.

"En materia de derecho, si bien los conceptos y términos jurídicos deben contener una precisión técnica que permita reflejar el verdadero significado que se les asigna, ello no impide que puedan (y deban) ser sujetos a modificaciones propias de un dinamismo que incorpore el uso de términos más adecuados a los cambios de paradigma vigentes", agrega. 

Sobre los términos “pornografía infantil”, “abuso sexual infantil”, “prostitución infantil” y “trabajo infantil”, asegura que "no representan íntegramente la gravedad de estos delitos y puede dar lugar a erróneas interpretaciones que impliquen estigmatizar, alterar o invisibilizar el fenómeno que describen. Estas acciones son producidas por una persona adulta contra niñas, niños y adolescentes y representan aberrantes violaciones a los derechos humanos de éstos".

Así, el término “infantil” para referirse a estos graves delitos debe ser reemplazado para que quede claro que la niña, el niño o el adolescente son las víctimas.

Y resuelve que: "todos/as los/as integrantes del Ministerio Público Tutelar utilicen –en ejercicio de sus funciones ya sea en forma verbal y escrita– los siguientes términos: “abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes”, “explotación sexual de niñas, niños y adolescentes”, “materiales de representación sexual de niñas, niños y adolescentes” y “trabajo de niñas, niños y adolescentes prohibido” en reemplazo de “abuso sexual infantil”, “prostitución infantil”, “pornografía infantil” o “trabajo infantil”, respectivamente.

"Las palabras no sólo denotan sino que también connotan, por ello es importante que en virtud de mejorar nuestro servicio de justicia también incorporemos a nuestro trabajo cotidiano un lenguaje que incluya formas más adecuadas a la perspectiva de derechos de niñas, niños y adolescentes", dice Bendel.

"Esta resolución obedece a tres ejes centrales -explica la Asesora General Tutelar-. El primero es darle un enfoque de derechos humanos, el segundo es una perspectiva de infancia propia del actual sistema de protección que determina que la niña o el niño son las víctimas y por último, incorporar un lenguaje que identifique con claridad los delitos a los cuales nos referimos".

"Si quienes trabajamos en la Justicia cambiamos los términos, los medios de comunicación también los van a comenzar a cambiar, y entonces la sociedad también lo hará. Hay que tomar conciencia que estamos hablando de delitos", explica Bendel a Clarín. Da el ejemplo de la pornografía, que entre adultos se entiende que puede haber consentimiento. Pero cuando hay involucrados niños, niñas y adolescentes, siempre es abuso, siempre es delito. Y el adjetivo "infantil" no da esa idea sino que incluso parece minimizar los hechos. 

"Este es un puntapié inicial, es una resolución que nos gustaría que se tomara de ejemplo en otros ámbitos judiciales también -agrega la asesora tutelar-. Al igual que dejamos de hablar de 'menor porque no se toma como sujeto sino que es un comparativo, debemos dejar de decir 'infantil' para referirnos a estos delitos contra niños, niñas y adolescentes".  

Se puede consultar la nota aquí.