El MPT en los medios

InicioPrograma exitoso Brownie, el nuevo perro de la “brigada canina” de asistencia para menores que sufren maltratos
InicioPrograma exitoso Brownie, el nuevo perro de la “brigada canina” de asistencia para menores que sufren maltratos

Programa exitoso Brownie, el nuevo perro de la “brigada canina” de asistencia para menores que sufren maltratos

Clarin, 9 de julio de 2020

Es un labradoodle, una cruza entre labrador y poodle, y se acaba de convertir en el segundo integrante del Programa de Asistencia que inauguró el Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad el año pasado.

Se llama Brownie, tiene el pelo del color del chocolate más bien amargo y ronda los diez meses. Es un labradoodle, una cruza entre labrador y poodle, y se acaba de convertir en el segundo integrante del Programa de Perros de Asistencia Judicial que inauguró el Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad en octubre del año pasado.

El perro que dio por inaugurado el equipo fue Titán, un golden retriever de cinco años que ya participó de más de 120 entrevistas con niñas, niños y adolescentes que son víctimas directas o indirectas de algún delito y que debían declarar en la llamada Sala de Entrevistas Especializada -similar a una Cámara Gesell-.

"En el 100% de los casos los chicos, las chicas y adolescentes se sorprendieron al ver a Titán: se tiran a abrazarlo, a acariciarlo, a peinarlo", explica Yael Bendel, la titular del MPT. El programa consiste en que las víctimas que llegan hasta las oficinas del ministerio a declarar pasen un tiempo en una antesala en la que entran en contacto con el perro -que está siempre con su adiestrador y al que se le acercan y tocan siempre que quieran- antes de tener la entrevista con el psicólogo a cargo del caso.

A la salida de esa declaración, que se monitorea desde otro piso del edificio a través de un circuito cerrado de televisión en una sala a la que pueden acceder ambas partes de la causa judicial, el perro espera en la misma antesala y se reencuentra con la víctima. "Ese reencuentro sirve mucho para neutralizar los efectos de haber relatado aquello de lo que se es víctima, puede ayudar a cortar un poco tanta movilización de esas emociones", describe Bendel.

Según la titular del ministerio, los efectos desde que incorporaron a Titán al equipo son notorios: "Se logró que pudieran hablar chicos que venían con los dedos clavados al cuello del adulto que los traía y que no podían decir nada. Se lograron relatos más concisos y más breves, lo que hace que la situación estresante de la entrevista dure menos. También, que la angustia sea menor. Muchas veces el testimonio de las víctimas es la única prueba de un delito, pero no por eso debe ser una situación que los revictimice. Por eso se trabaja en que las condiciones para dar esa declaración sean cada vez mejores".

Canadá, Francia, Estados Unidos, España y Chile son algunos de los países que trabajan con perros que asisten a víctimas durante los procesos judiciales. El Ministerio Público Tutelar fue la primera dependencia argentina en apostar a este sistema.

"Sumamos a Brownie porque Titán es una esponja, y para él también es una situación estresante, por lo que no puede sobrecargarse. También porque el pelo de los labradoodles es hipoalergénico, y porque es un perro más chiquito que el golden, por si alguien le tiene miedo a los más grandes. Pero sobre todo porque el cambio que observamos desde que llegó Titán es impresionante", describe Bendel.

Hasta que haya un protocolo más definitivo respecto de cómo y cuánto acercarse a un perro en plena pandemia de coronavirus, las víctimas que van a declarar tienen contacto visual con Titán y Brownie, pero no pueden tocarlos.

"El objetivo central es que para las niñas, niños y adolescentes que tienen que pasar por esta situación la experiencia sea lo más llevadera posible, y que no los vuelva a hacer sentir víctimas. Que esas personas no sean objeto de prueba sino sujetos de derecho. Es por eso que incorporamos a Brownie, porque el sistema da señales de funcionar, Descubrimos que las chicas y los chicos encuentran en el perro a alguien en quien confiar", resume la funcionaria. Y recuerda un caso: hace algunos meses, una nena llegó angustiadísima a declarar. Pasó un rato con Titán y entró a la sala en la que sería entrevistada por una psicóloga. Del lado de afuera y hasta que la vio volver, Titán rasguñó la puerta. Esa cercanía ahora se multiplica por dos.

Se puede consultar la nota aquí.