Noticias

InicioEn la Ciudad también se vota a partir de los 16 años
InicioEn la Ciudad también se vota a partir de los 16 años
En la Ciudad también se vota a partir de los 16 años

En la Ciudad también se vota a partir de los 16 años

19 Abr , 13

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 19 de abril de 2013

Con acuerdo de la mayoría de los bloques, en la sesión del jueves 18 de abril, fue sancionada la ley que habilita a los jóvenes de 16 y 17 años a votar para cargos porteños. El texto, aprobado sobre tablas y acordado en base a varios expedientes presentados por los bloques PRO, Frente para la Victoria y  Buenos Aires 20/21 (Exp. 2485-D-12, 2560-D-12, 3117-D-12, 448-P-13, 938-D-13 y 958-D-13) obtuvo un amplio apoyo con 50 votos positivos.

Esta ley -que regirá a partir de las próximas elecciones- va en el mismo sentido que la reforma electoral sancionada recientemente por el Congreso Nacional para los cargos electivos nacionales. Según lo aprobado, en la Ciudad, son electores en los procesos electorales y mecanismos de democracia semi directa, los argentinos nativos y por opción, desde los 16 años de edad y los argentinos naturalizados desde los 18 años de edad domiciliados en la Ciudad y que no se encuentren inhabilitados por la normativa electoral vigente.

Asimismo, la no emisión del voto no implicará sanción al elector perteneciente a ese colectivo ahora incorporado al electorado, según queda expresamente establecido. En tanto la norma habilita también a los extranjeros de entre 16 y 18 años a votar, al modificar la Ley 334 de registro de electores extranjeros.

Leyes como la sancionada nos hablan de un reconocimiento al ejercicio de los derechos políticos de los jóvenes. No obstante, la consideración del niño como sujeto de derechos implica que este reconocimiento de escucha, participación y consulta se garantice en todos los espacios o instancias de decisión en donde niños y jóvenes estén involucrados.

Ampliar mecanismos de garantía y exigibilidad para hacer efectivos los derechos obliga ya no a tener una mirada de los niños como meros destinatarios de las políticas sino concebirlos en su calidad de ciudadanos plenos. 

Novedades relacionadas